Feeds:
Entradas
Comentarios

Raices

 
Según Wikipedia son los “órganos subterraneos de las plantas que absorbe el agua y los minerales de la tierra”. Bueno, esperaba más del concepto, que se va a hacer.

Ese es el nombre que he decidido usar “Raices”… Más específico “Microfinca Raíces”,  ¿por qué? Bueno, acá como que después de muchas vueltas pareciera que me sembré y ese nombre siento que pega.

Me gusta la vida en el campo, me gusta trabajar la tierra hasta que se me desbaratan las manos, me gusta la emoción de los días de lluvia y ver las estrellas por la noche… Me gusta que me regalen semillas y cosechar y comer lo que cosecho… Me gustan mis vecinos que me traen caraotas, quinchonchos, guanábanas y mamones… Me gustan los niñitos que pasan en la noche a armar rompecabezas. Todo muy sano, muy tranquilo, si… Como que acá voy a echar raices. 

Ese es el nombre finalmente. Espero les guste… Aun falta mucho por hacer, pero al final la idea es tener un poco de todo y tener mi espacio sustentable: siembra, cabras lecheras, gallinas, cachamas, árboles frutales y ya veré que más se me ocurre

¿Orgánico?

 

Maiz. sin pesticida, de mi microfinca

 
De esas palabras que se utilizan a la ligera, que además es tan complicado y amplio que no sabes hasta donde se extiende la cosa… ¿Será orgánica mi siembra si uso semillas comerciales?, el neem es bueno, el neem es malo… Usa cenizas, no las uses, hongos, insectos, abonos… hasta el agua con la que uno riega llegas a preguntarte si afectará o no lo orgánico de tu huerta. 

Esta semana alguien me comentó que en Quibor hay 4 veces más malformaciones que en el resto del país, un único culpable: la cantidad de veneno en los cultivos… Aun así para muchos (acá, allá y más allá) que creen que eso de lo orgánico es una gastadera de dinero sin necesidad. 

También a veces pienso en la situación país y lo que comen y dejan de comer nuestros niños… Nada hace más daño al organismo que el hambre, comer con pesticidas probablemente es mejor que no comer, pero… Hay que buscarle la vuelta a ambos y creo que un problema no justifica al otro.

Hay que trabajar muy duro el tema, sobre todo con los agricultores, me parece maravilloso lo que está haciendo el INSAI (productos diversos de control biológico) pero debe ir más allá, el desarrollo de esos productos debe ser sustentable y la promoción tan fuerte como el trabajo de laboratorio. Yo me enteré casi por casualidad y la verdad es que trabajan con las uñas, el presupuesto me imagino está tan recortado como el resto de las instituciones.

Yo estoy feliz haciendo pruebas con mi huerto, creo que es laborioso y algo frustrante sobre todo al principio, pero cuando se le consigue la vuelta es más barato y se requiere menos esfuerzo que con químicos y pesticidas. 

Hoy estuve de nuevo en el laboratorio donde reproducen los insectos de control biológico… Me permitieron tomarle fotos a los animalitos que tienen para la reproducción… Acá se las dejo:

  
Estos son los huevitos (tipo los que me entregan para eclosionar y soltar en la microfinca)

  
Acá ya nacieron, se alimentan de una mezcla de hígado, carne, huevo, leche, vitaminas, etc… En este estado es que comen insectos 

  
Acá las pupas, de donde sale el insecto ya adulto

 
 

Esta es la chrysoperla ya adulta, son las que producen los huevitos que busco

  
Y de nuevo los huevitos

 

  
Hoy estuve en los laboratorios de producción de biocontroladores del Insai en Cabudare, buscando mis primeros 10 mil huevos de chrysoperla carnea, un insecto que vive de otros insectos pero no afecta las plantas. 

En la foto estan ya en frascos, 5 mil huevitos en cada uno, deberían nacer entre mañana y pasado para mezclarlos con cáscara de arroz y liberarlos por las siembras. Se comen los pulgones, mosca blanca y otros bichos que me niego a echarles veneno pero me dañan las plantas.

Todas las semanas tengo que buscar mas huevos, durante 4 semanas continúas y luego cada 15 días en dos oportunidades más… Cosa de tenerlos en todas sus fases y que se queden por acá.

De adultos son muy lindos, verdes y con alas alargadas y trasparentes que parecen de hadas… Cuando larvas no son tan bonitos pero son los más activos comiendo bichos…. Se colocan en la espalda los cadaveres de sus presas para protegerse del sol.

La semana que viene, cuando vaya al laboratorio  tomo fotos… Por ahora googleenlo (chrysoperla carnea) para que si se lo tropiezan no lo maten.

  
Una de las cosas que más me sorprende de estar en el campo es lo que se ignora de la naturaleza… No se por qué, pero jamás me pregunté donde estaban las semillas de la lechuga y mucho menos como eran las flores.

Luego de la cosecha, dejamos 5 matas para que hicieran semillas, el proceso es sencillo: las sigues regando, salen estas florecitas amarillas, luego una pelusa blanca y adentro están las semillas. De una lechuga salen como 100! Me gusta esto de hacer semillas, más acá que a veces se pone difícil conseguirlas.

A veces aquí me siento como los muchachitos urbanos que les preguntan de donde vienen las zanahorias y contestan “del supermercado”

     

 Mi prima lo mandó desde Cumaná… Pasó un tiempo en Caracas en su bolsa negra y otro tiempo más en Quibor, ya de eso hará un año más o menos. Tiene algunos meses en su sitio definitivo y aunque aun no tiene el metro de altura ya está floreado! El clima de Lara le gustó.

El jobo enano, Spondias cytherea o Spondias dulcis, es una planta tropical de la familia de los mangos,  crece como metro y medio y produce frutos muy rápido. Es tan pequeñito que puede sembrarse en porrones y materos, y muy lindo.

La fruta es entre ácida y dulce (como una mezcla de mango y piña) y se come directamente o en mermejadas, jaleas, conservas, jugos, curry, chutney, etc 

Tomatillos

  
Me gusta la salsa verde de los mexicanos. Gracias a mi amiga Marlene aprendí a hacer Chilaquiles y los extraño a muerte! El único ingrediente que no consigo en Venezuela… El tomatillo

Bellísimo, viene con envoltorio natural y junto a los jalapeños, la cebolla y el cilantro es parte de la salsa verde, base de muchos platos mexicanos.

Mi papá me trajo unas semillas de Cancún, no sabía si nacerían o producirían frutos, resulta que se dan buenisimo y salvo una plaga fastidiosa que hay que controlar no llevan mayor trabajo. Pronto estaré cosechando!  

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 330 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: